10 diciembre-Día internacional de los derechos de los animales
10 diciembre-Día internacional de los derechos de los animales

8 - 10 diciembre 2007

Manifestación silenciosa en Madrid, y puestos informativos en Tenerife, Barcelona, Vigo, Bilbao y Madrid

Convocados por la Fundación Equanimal, hacia las 6 de la tarde, más de medio millar de personas nos manifestamos de luto y con velas por las calles del centro de Madrid, reivindicando Derechos para los Animales.

Arropados por la asistencia de numerosas organizaciones de todo el país, dimos comienzo al acto en Sol, donde instalamos varios puestos informativos con material animalista, junto con nuestros compañeros de AnimaNaturalis.

La manifestación, convocada conjuntamente con la organización británica Uncaged, se enmarca en la campaña por el Día Internacional por los Derechos de los Animales, que Equanimal viene celebrando desde hace 5 años en nuestro país.

Los manifestantes salimos de la céntrica Puerta del Sol y en completo silencio, vestidos de negro y con velas, recorrimos la calle Arenal hasta llegar a los jardines del Palacio Real, donde se dio lectura al manifiesto.

Fue emocionante ver cómo brillaron las velas de todos los asistentes. La gente a nuestro paso nos felicitó por la iniciativa, haciendo evidente la sensibilidad hacia los animales de cada vez más personas.

Pretendíamos con este acto simbólico encender una vela en recuerdo de cada animal muerto durante este año a manos humanas.

Hemos querido vestirnos de negro para simbolizar nuestra pena, nuestro horror y nuestro compromiso para con los animales.

El Manifiesto

Un día como hoy, hace casi 60 años, la humanidad tomó conciencia de que ni el color de piel ni las creencias hacen mejores a unos humanos que a otros.

Tomó conciencia del horror, de lo que somos capaces de hacernos entre nosotros sólo por pensar diferente y rectificó. La humanidad entera alzó su voz en un manifiesto contra las atrocidades del holocausto de la segunda guerra mundial y, de forma unánime, lo expresó en lo que hoy es la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Nosotros seguimos aquí 60 años después. Tomamos prestada esta fecha para celebrar el Día Internacional de los Derechos de los Animales porque queremos pedir lo mismo para ellos. Queremos pedir el mismo respeto, el mismo despertar de las conciencias humanas que inspiró aquella declaración, la misma toma de conciencia hacia lo que estos animales sufren diariamente.

Cada 15 minutos mueren tantos animales como seres humanos perdieron la vida durante el holocausto. Su único delito es no tener voz, es no ser humanos, es ser considerados útiles para el ser humano.

Millones de animales son torturados cada día en los laboratorios.

Millones de animales viven toda su vida confinados en jaulas, criados sin ver la luz del sol ni sentir la hierba bajo sus patas para ser finalmente sacrificados por los medios más crueles y servir luego de abrigo o alimento.

Millones de animales son golpeados, obligados a vivir contra su naturaleza, torturados para servir de cruel divertimento en zoológicos, acuarios, circos y ruedos.

Millones de animales son separados de sus madres nada más nacer y sacrificados a los pocos días de vida, sin haber visto siquiera la luz del sol o sentido el calor de sus madres, que impotentes, asisten a este horrible espectáculo sin poder hacer nada por salvar a sus crías.

Todo esto ocurre a diario. Todos los días. No hay una ley que los proteja, ni ellos mismos pueden defenderse. Nosotros somos todo lo que tienen.

Los que estamos aquí hoy, hemos despertado a la realidad de que nada da derecho a un ser a arrebatarle la vida a otro, sea animal humano o no humano. Nada nos da derecho a privar a los animales de vivir sus vidas plenamente, según su naturaleza. Nada nos da derecho a apropiarnos de sus vidas. Nada nos da derecho a convertirlas en un infierno y a cerrar los ojos ante la realidad de lo que les ocurre a diario: tortura, crueldad y, finalmente, muerte.

Hemos querido encender una vela en recuerdo de cada animal muerto durante este año a manos humanas. Hemos querido vestirnos de negro para simbolizar nuestra pena, nuestro horror y nuestro compromiso para con ellos. Nos hemos unido, junto a nuestros compañeros de otras organizaciones porque todos, en esencia, pedimos, deseamos y luchamos por lo mismo: la abolición de la esclavitud del mundo animal.

Creemos que otra forma de convivir, de entender y respetar a los animales es posible. El camino es largo y las conciencias a educar, muchas. Pero lo haremos. Seguiremos reuniéndonos cada año para ser la voz de los que no la tienen, para exigir los derechos que les han sido negados.

Día a día seguiremos luchando para que cada año, haya más voces, más velas más pasos caminando junto a los nuestros

Y, llegará un día, en que el 10 de diciembre dejará de ser un simple símbolo o un sueño. Tal vez nosotros no lo veamos, aunque trabajemos día a día para ello, pero llegará un día en que la humanidad entera tomará conciencia de lo que ha hecho y sentirá la misma vergüenza e indignación que hace 60 años.

Las organizaciones adheridas a esta manifestación.

ver todas las manifestaciones

10 diciembre-Día internacional de los derechos de los animales